Plástica Médica
Cirugía Plástica Estética
 

Cicatrices

La cicatrización de la piel es uno de los tópicos más interesantes en Cirugía Plástica. Todos los cortes que el cirujano lleva a cabo en los procedimientos quirúrgicos conducen en forma subsecuente a una respuesta secundaría de los tejidos y de la piel de reparación tisular denominada cicatrización. A pesar de los múltiples avances en la biotecnología como lo son el manejo del instrumental, la utilización de suturas de alta calidad, la utilización de rayos láser para cortar todas las cicatrices cutáneas permanecen de por vida, sin embargo en muchos de los casos se pueden mejorar importantemente, incluso en algunos casi desaparecer completamente, sobre todo en los pacientes en los cuales no se realizó un buena técnica quirúrgica en la cirugía inicial, o en aquellos en los que sufrieron infecciones agregadas que ocasionaron que las heridas cerraran por segunda intención.

La cirugía plástica ofrece múltiples alternativas para los pacientes que tienen cicatrices visibles y antiestéticas, cada uno de ellos se debe valorar en forma particular, para poder determinar cuál es la mejor opción de tratamiento.

Los métodos más utilizados incluyen los siguientes: 1. Resección de la cicatriz y cierre inmediato por medio de técnicas de Cirugía Plástica (que son muy diferentes a las que utilizan otro cirujanos como ginecólogos, gastroenterólogos, oncólogos, traumatólogos, etc). 2. Aplicación de esteroides intralesionales, presoterapia por medio de prendas de licra especiales o láminas de gel de silicón sobre todo en los casos de cicatrices hipertróficas. 3. Dermoabrasiones químicas (conocidas como peeling) físicas (conocidas como raspado de la piel) o por medio de la utilización de rayos láser.