Plástica Médica
Cirugía Plástica Estética
 

Reconstrucción de la mama por cirugía oncológica (Cáncer)

El cáncer de la mama representa una enfermedad que se presenta con cierta frecuencia, el padecer el diagnóstico de cáncer es difícil, y lamentablemente en muchas de las ocasiones el tratamiento será realizar una mastectomia (extirpación quirúrgica de la mama enferma, incluyendo el complejo areola pezón) sin embargo y como se ha demostrado en muchas mujeres, esta enfermedad puede ser curable si se detecta en etapas tempranas, pero también superable, ya que en la actualidad los avances médicos y tecnológicos nos han permitido realizar extraordinarias cirugías reconstructivas del busto, restableciendo el bienestar físico y emocional de las pacientes.

La cirugía. La reconstrucción se puede realizar al mismo tiempo que se realiza la mastectomia, o en una fase posterior que puede variar de 6 meses a un año y la decisión final dependerá de cada caso en particular. Es importante saber que la reconstrucción puede constar de varias fases antes de alcanzar el resultado final. La reconstrucción mamaria se puede realizar por medio de varios métodos:

  • Es cuando se utilizan los propios tejidos de las pacientes como los músculos del tórax o del abdomen, los cuales se moldean de tal forma que después de la cirugía, semejen el contorno de la mama.

  • Cuando se utilizan implantes mamarios de silicón semejantes a los que se colocan en el aumento estético de la mama, en pacientes sanas, y en donde se coloca el implante por debajo del músculo pectoral a modo de crear una nueva mama.

  • Inserción de un implante de mama con un periodo previo de expansión o estiramiento de la piel, es decir; si el tejido disponible de piel no es suficiente para insertar directamente un implante, puede estirarse durante algún tiempo mediante un globo que se coloca por debajo de la piel y se rellena gradualmente con solución estéril, para estirar la piel como ocurre naturalmente con la piel del abdomen en el embarazo, creando así el verdadero espacio para posteriormente colocar el implante definitivo.

Independientemente de cualquiera de los tres métodos elegidos la reconstrucción de la mama suele completarse reconstruyendo el complejo areola pezón, y aquí también existen opciones: Con tejido de la mama contralateral, con injertos de piel o mucosas de otros sitios del cuerpo e incluso con tatuaje de la piel. Finalmente si la mama reconstruida no queda simétrica comparándola con la glándula sana, la forma de esta se puede modificarse para lograr un busto más natural y anatómico.