Plástica Médica
Cirugía Plástica Estética
 

Pérdidas de piel

La piel forma la pared externa del organismo, al cual defiende de alteraciones químicas, físicas, bacterianas etc. Dentro de ella se lleva a cabo reacciones bioquímicas y fisiológicas que son vitales para el mantenimiento del medio ambiente interior del organismo y control de la temperatura corporal. Los problemas que obligan a un tratamiento urgente de las lesiones de la piel derivan de una acción traumática cuyo agente ocasiona pérdida de la cubierta cutánea y puede dar origen a dos grandes grupos de lesiones.

Las contusiones (golpes directos) que representan lesiones traumáticas de la piel sin pérdida de continuidad de la misma y que generalmente evolucionan hacia la mejoría con tratamientos conservadores. Y las heridas o laceraciones cutáneas que implican pérdida de continuidad de la piel, y que por otra parte favorecen las complicaciones ya que constituyen una puerta abierta a las infecciones. Pueden variar desde abrasiones o heridas lineales hasta grandes pérdidas de tejido que dejan expuestas estructuras tan importantes como huesos, articulaciones, tendones, arterias, nervios y que requieren de un tratamiento reconstructivo de urgencia.

Las heridas lineales y sin pérdida de sustancia o tejido se pueden reparar cerrando en forma primaria el defecto. Las heridas con pérdida de tejido requieren para su reconstrucción de la toma de injertos de piel de otra área del organismo y su colocación en el sitio lesionado. Esta piel es delgada y no muy resistente por lo cual no está indicada en áreas de presión o por encima de estructuras vitales como arterias o nervios. Los colgajos cutáneos constan de piel y tejido subcutáneo e incluso fascia que se desplazan de una parte del cuerpo a otra manteniendo una unión o pedículo vascular entre él y el organismo para nutrirlo, generalmente están indicados para cubrir defectos con poco aporte vascular, o en áreas en donde se requiere una cubierta acolchonada y sensible como lo son las áreas de presión y sobre las articulaciones. Un colgajo libre es un colgajo cutáneo que se libera completamente de su lecho donante y se anastomosa a otro sitio por medio de microcirugía vascular. (microcirugía reconstructiva)